Los dreamers de aquí y de allá son de CSUN

Aunque para el gobierno de EE.UU, el yo haber cruzando la frontera quedaba en el olvido, para CSUN no fue así. Leer la carta de la presidente de CSUN en apoyo a los dreamers fue el momento que me sentí más orgullosa de ser estudiante graduada de CSUN.

Recuerdo la primera vez que participé en una junta con la administración de California State University Northridge (CSUN). Fue en el primer año que ingresé al Senado del gobierno estudiantil (Associated Students), representando la “voz estudiantil” en una mesa de trabajo para mejorar las tasas de graduación. En ese entonces, Cal Sate Northridge tenía el porcentaje de graduados más bajo de las universidades estatales de California (CSU) con solo 45.8%, de acuerdo con el informe del 2002 (CSU Accountability Report). Nuestra tarea consistía en proporcionar recomendaciones y plan de acción para mejorar este métrico. El reto más grande era representar las necesidades y experiencias de más de 30 mil estudiantes. ¿Que efecto tendría en el éxito académico el que un estudiante perteneciera a una minoría étnica o de ser el primero/a en su familia en asistir a una universidad? ¿O que fuera un dreamer, un estudiante sin documentos?

En 2002, la categoría de “estudiante dreamer” no era una de las que se comenta en los altos niveles de la administración de CSUN. Uno de los problemas era que el estatus de indocumentado de un estudiante no era percibido por las instituciones de estudios superiores. No podría ser un factor a considerar cuando se revisaban las estrategias para mejorar las tasas de graduación porque nosotros no éramos visibles a causa del temor que sentíamos en ser identificados. ¿Habría manera de saber si la administración universitaria entendería nuestros retos y quisiera ser nuestra aliada? ¿Identificaría que la falta de un seguro social resultaría más desventajosa que la falta de acceso a materias básicas para un estudiante indocumentado? No lo llegué a saber porque opté por seguir en las sombras.

Con el transcurso del tiempo, fui conociendo miembros del personal de CSUN que se fueron convirtiendo en mentores. Algunos pocos llegaron a conocer mi historia como estudiante indocumentada. Su apoyo resultó ser una de las razones por las que logré terminar mis estudios en el 2004. Desafortunadamente, otros en circunstancias similares sólo llegaron a ver sus sueños truncados.

En los años posteriores a mi graduación, seguí en contacto con mis mentores que seguían laborando en la universidad. Así es como me enteraba que llegaban a interactuar con mayor frecuencia con estudiantes dreamers. No llegaré a saber con certeza si esto fue a consecuencia de un incremento de estudiantes dreamers matriculados en CSUN o si, a diferencia de sus predecesores, había más “saliendo de las sombras”. O tal vez una combinación de los dos. Lo que si fue evidente es que la presencia de los estudiantes “sin papeles” llegó a ser notable en el campus. El movimiento dreamer a nivel nacional fue creciendo y teniendo más visibilidad y estaba empezando a dejar una huella en el campus de CSUN. Se estableció CSUN Dreams To Be Heard como una organización estudiantil apoyando a los estudiantes dreamers. Pero, ¿habrá notado esta presencia de dreamers la administración de CSUN? Nueve años después de mi graduación, me llega la respuesta.

Era un martes 6 de agosto. Yo estaba pegada a mi computadora, al pendiente de lo que sucedía con los nueve soñadores, mas bien conocidos por Dream9, que estaban detenidos en el centro de detención en Eloy, Arizona. Llevaban 15 días desde que iniciaron una de las acciones de desobediencia civil más radicales que ha visto el movimiento dreamer. Las noticias eran conmovedoras. Se publicaba que en unos días serían liberados. Cada uno había logrado avanzar con su solicitude de asilo político y se esperaba su libertad. Para mí, como dreamer deportada ya radicando en Tijuana, era muy relevante esta noticia porque estos jóvenes estaban desafiando las políticas de deportación del gobierno del Presidente Obama, las que han afectado de manera irreversible a millones de familias, incluyendo la mía.

En un momento repentino, recibo un correo de uno de mis contactos en CSUN. En él, me comunican que la presidente Dianne Harrison ha seguido de cerca a los nueve soñadores y que reconoce las acciones de valentía de estos jóvenes, y en particular expresa su solidaridad con Lizbeth Mateo ya que ella fue estudiante de la universidad además de ser co-fundadora de CSUN Dreams To Be Heard. Adjunto encontré la copia electrónica de la carta que la presidente Harrison había enviado la semana anterior a legisladores estatales y federales y donde les pedía que actuaran de una manera rápida y decisiva en aprobar una reforma migratoria, en particular el DREAM Act.

Fue la primera vez que había escuchado que el nivel más alto de la administración de Cal State Northridge se expresara de manera explícita su apoyo hacia los dreamers. La carta concluye con una referencia a mi historial en la universidad y mi experiencia de deportación. Aunque para el gobierno de EE.UU., el yo haber cruzando la frontera quedaba en el olvido, para CSUN no fue así.

En la época en la cual se reconoce el incremento de estudiantes latinos en instituciones de educación superior, hay universidades como CSUN que entienden que entre sus estudiantes se encuentran los que por falta de documentos, forman parte de los “más vulnerables de [la] población estudiantil”. Y aunque la Presidente Harrison asumió su puesto de liderazgo en CSUN desde junio del 2012 y no he tenido oportunidad de conocerla, su carta refleja que ella está conciente que los dreamers hemos y seguiremos siendo parte de la comunidad universitaria. Fue el momento que me sentí más orgullosa de ser estudiante graduada de CSUN.

—————————–
Lea la historia de la deportación de Nancy Landa en El Nuevo Sol: Desde Tijuana, ex dreamer de CSUN le pide al presidente Obama una reforma migratoria justa.

Lea el blog de Nancy Landa: Mundo Citizen.

Después de cuatro años de haber sido deportada a Tijuana, México, Nancy Landa está en proceso de comenzar sus estudios de posgrado en Migración Global en Londres este otoño en University College of London (UCL). Vea más detalles y apóyela aquí.

Almost four years after being deported to Tijuana, Mexico, Nancy Landa is looking to begin her graduate studies in Global Migration in London this fall at the University College London (UCL). See more details and lend your support here.

Publicada en El Nuevo Sol

Dream9: The Dreams that speak for the 1.8 million deported

If you have not heard of the #Dream9, then I taken upon myself to tell you about this group of young Dreamers (undocumented youth). They are part of the bigger movement of youth pushing for humane and comprehensive immigration reform in the U.S.

On July 22, 2013 in an attempt to challenge the Obama administration deportation policy, a group of nine Dreamers, three of which crossed the border into Mexico, attempted to ask for their lawful entry through a request of humanitarian parole at the Nogales, Arizona port of entry.

This action alone resulted in their detention as Department of Homeland Security reviews their requests. 11 days have passed and they continue to be locked up, with difficulty in communicating with their families and even placed in solitary confinement. This is the treatment that young organizers who pose no threat to national security are receiving by immigration authorities. Unfortunately, their experience is that of many that are trapped in the detention system.

I know what it is to be detained, but my stay did not last a day as I was expediently removed from a country I knew to be home for almost 20 years. I can only imagine what it is to be locked for a prolonged period of time. Indefinite detention is what these Dreamers are facing.

Dream9 Marching to the Nogales, AZ Port of Entry | Photo/National Immigration Youth Alliance
Dream9 Marching to the Nogales, AZ Port of Entry | Photo/National Immigration Youth Alliance

Criticism has arisen from a faction within the immigrant movement about the actions of Dream9, even calling it a “diversion” and a “publicity stunt”. Call it what you may, I finally feel there is a group within the immigrant movement that has addressed our plight, those of us that were forcedly uprooted from our homes and communities. Public debate on immigration reform has only focused around the 11 million undocumented immigrants that currently live in the U.S. but tend to forget about the rest of us; the only difference between us and the 11 million is that immigration reform will have come too late.

These Dreamers are experiencing legal challenges with their request to return, thus highlighting the inadequacies of an immigration system that is incapable of addressing individual circumstances of its non-citizens. Why did the three Dreamers cross the border into Mexico knowing they would not be able to return? To remind us that the U.S. immigration system is broken and reform is needed now. Although for Dream9, it could come at a high price. Some of us have already experienced this loss.

For over 10 years, the Dreamer movement has grown out to claim what has been denied to them; to be accepted as contributing citizens. They have protested in the streets, organized massive rallies, confronted police and immigration agencies, staged sit-ins in legislators’ offices, and even lobbied Congress. But after every election cycle, they have nothing to show for it; mostly a consequence of the inadequacy of Washington D.C. to address the issue rather than the effectiveness of the Dreamer mobilization. If I were to make a wild guess, I think this is the reason why Dream9 took it upon themselves to challenge a “system of expulsion” that keeps separating families. For these families, waiting is no longer an option.

Regardless of the outcome from this act of disobedience, I join those who believe it to be “one of the most powerful protests in immigration reform”.

As a member of Los Otros Dreamers, I stand in solidarity with Dream9 and ask the Obama Administration to do the right thing and let these Dreamers join their communities and homes in the U.S.

Mr. President, the action that your administration takes on this issue will be a reflection on your real stance with respect to the immigrant community.

Click here to read letter we addressed to President Obama.

To listen to our recent Spanish radio interview with Ruben Tapia in Enfoque Latino KPFK 90.7 FM about Los Otros Dreamers actions in solidarity with Dream 9, click below:

Updated August 3, 2013