My claim to a hyphenated identity

‘Where are you from?’

That is a simple question, isn’t? Well for some of us, the answer is not so straight forward.

My experience in London in the past four months has included fascinating dialogue with people I have come across. It is one thing I have come to expect from such a global city where you are bound to meet people from so many places around the world. Such interactions have sparked in me the need to explore my conception of identity as part of my own self-discovery process. Primarily because most of us conflate place of origin and ethnicity with identity. If I claim to be from a certain part of the world, what does that mean about the way others expect me to look, speak, act and be? In engaging in this inquiry, the first realization I have made is that the answer to the question of ‘Where are you from?’ is very telling not only about one’s own perception of identity but also of the one imposed by others.

My standard response to this question when I first arrived was ‘I am from Mexico’. However, I did not anticipate the confusion this simplified answer created. I was also faced with having to explain why I speak English with an American accent.

I began to be confronted with a part of myself I have been denying since my ‘return’ to Mexico. I suppose that part of the process of incorporating back into Mexican society after living my formative years in the U.S. included embracing my mexicaness to avoid being perceived as an outsider. Once again, I was posed with assimilating and adapting to fit in into a new host society. I did not find it safe to publicly embrace the American identity I had formed growing up in the U.S. because of the negative discourse about those that emigrated from Mexico and those that return due to a deportation. I felt I needed to hide any evidence that would label me a foreigner.

Despite my best efforts, my American accent was also picked up in my spoken Spanish. I was not saved from having to excuse it by saying,  ‘… well I really don’t sound Mexican when I speak Spanish because I grew up outside of Mexico’. Then, I hoped for no further inquiry because I did not want to explain why I was back in Mexico.

However, my response of ‘I am from Mexico’ attached with such a disclaimer was still excluding a part of me. The fact is that I am far from being ONLY Mexican. I simply had to look at the way I carried my life on a day-to-day basis. That little inner voice that we all carry with ourselves every single moment speaks to me in English. At my previous job during team meetings, even if they were conducted in Spanish, I would write my meeting notes in English. I would read the news in English as well as listen to American radio stations. I still watch American shows. I keep networks of friends in the U.S. who I communicate in English. I continue to celebrate Thanksgiving and NFL Superbowl becomes an excuse for organizing family and friend gatherings.

I also acknowledge Mexican Independence Day. I speak in Spanish with my parents. I can only pray and listen to mass in Spanish and Mexican food continues to be my favorite cuisine. I am Mexican by ethnicity and nationality but I lived most of my life in Los Angeles as an American. When you factor all these variables, what conclusion can I arrive about my own identity? Am I more Mexican or American?

Coming to London did not save me from this identity dilemma.  My answer to THE question now has a second part; ‘I sound American because I am ALSO American?’. I am culturally American. That is the truth I cannot hide any longer. Interestingly, most people agree with that. They understand. Your home is where you grew up. Where you set up roots. Where you formed your identity. Unfortunately, immigration laws fail to acknowledge that.

Regent Street, London
St. Regent Street, London   Photo Credit: Nancy Landa

So when I am asked about my identity, I now explain that by nationality I am Mexican, that culturally I am American. That you can be removed from home if you are undocumented. That one day you can get picked up by immigration officers and be thrown back to what is supposed to be your home. That when you are back in this foreign place where you hold a nationality, you are questioned as to why you do not speak as someone that grew up there, or why you think or act differently. At the end of this complicated explanation, the inquirers would then understand the injustice of restrictive immigration laws. They understand why I am here studying global migration.

Mexican Embassy, London
Mexican Embassy, London   Photo Credit: Nancy Landa

I return to the question – how can such complicated experience be captured in a single label? It seems that the only thing left to do is to accept that I have a hyphenated identity (1). I am Mexican-American. That is the identity I declare for myself moving forward, whether or not there exists a document to validate it. Because who you are should not be dictated by a government or a society. Because it is my choice to embrace the worlds that I am part of, even if it means engaging in a fight for inclusion and belonging. Just because there are immigration policies that do not permit me to return to the place I grew up and was once my home, it does not mean that my identity also remained on the other side of the border. It goes with me everywhere I go and it has followed me to London. It just took me to answer a simple question in an honest manner to realize it.

The problem is that we are trained to have a simplified view of a complex social construct as is identity. It is easier to place others in categories that match the ethnic check boxes we are used to seeing in government documents. The problem is that when you adopt a label that is not easily understood, it can be quite threatening. But I dare to say that is precisely the reason why such conceptions need to be challenged. Because if we are not able to embrace who we are, we cannot expect our friends, our communities and governments  to do so either. The process of claiming our own rights begins with each of us embracing the truth of who we are.

(1) I came across the concept of hyphenated labels and identities in my reading of the following book which discusses the claim of American identity by immigrant children/youth that arrive in the U.S.: Stepick, A. and Stepick, C. (2003) ‘Becoming American’ in N. Foner (ed.) American Arrivals: Anthropology Engages the New Immigration, New Mexico: School of American Research Press, 129-161.
 
Published in Pocho.com on February 3, 2014
 
Updated 3-Feb-14
Advertisements

El Colef: Testimonio de una Dreamer

El 6 de septiembre se llevó a cabo en El Colef la conferencia “De vuelta a un mundo desonocido. Testimonio de la deportación de una dreamer” presentada por Nancy Landa, y comentada por Eileen Truax, periodista mexicana, autora del libro “Dreamers, la lucha de una generación por su suelo americano”.

La mesa fue moderada por el Dr. Rafael Alarcón, profesor y académico de El Colef, quien introdujo el tema presentando el contexto político con respecto a las modificaciones y rechazos que ha tenido la reforma migratoria en Estados Unidos, pues “la lucha de los así llamados dreamers viene de mucho tiempo”. Aclaró el investigador, “los dreamers son los jóvenes mexicanos llevados por sus padres, sin su permiso, que crecieron allá, aprendieron el idioma, y siguen siendo indocumentados”.

La Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, reconocida en 2012, “sólo está posponiendo la acción de los indocumentados”, comentó el Dr. Alarcón. Mientras que la Migration Policy Institute podría beneficiar a casi 2 millones de jóvenes con su participación. Agregó, también, que entre 300 mil y 400 mil deportados por año “regresan a un mundo que no conocen”.

2013sept6confunadreamer

En la participación de Nancy Landa, quien nos compartió su experiencia, comentó que antes de la deportación vivía en un miedo constante. La primera publicación de su testimonio fue en un blog personal, en el que narra cómo fue detenida. Tras haber vivido 20 años en EE. UU. y de haber llevado una vida normal ahí, fue “víctima de un sistema migratorio inflexible, por el que fui tratada como una criminal”, comentó.

Con 20 dórales, un celular y sin documentos, empezó una travesía por sobrevivir en una ciudad que no conocía. Pronto encontró el apoyo de organizaciones como el Grupo Beta y de sus amistades mismas, quienes le facilitaron el proceso de reacomodación en la ciudad. Pero fue un proceso difícil y no previsto por instituciones gubernamentales, lo que quiere decir que “personas como yo, arrojados por la misma puerta, no tendrán la misma suerte”. Agregó que la situación hubiera sido muy distinta para ella y su familia si tan solo la Acción Diferida hubiera sido aprobada tres años antes.

Graduada con honores de la University of California en la licenciatura en administración de negocios, tuvo problemas para encontrar trabajo por la falta de documentación oficial que avalara su identidad. Cargaba el estigma de haber sido deportada, “cuando el único delito fue haber vivido de manera irregular en EE. UU.”.

Mencionó que el 60% de los dreamers deportados consiguen trabajo en las compañías telefónicas por su habilidad bilingüe, en parte, debido a que hay un serio problema para la revalidación de estudios. El trámite para que la SEP evaluara su caso y le permitiera un posgrado era caro y demasiado lento. Ante este escenario, mandó una solicitud para estudiar en el Reino Unido, y fue aceptada.

Tras esto decidió escribirle una carta al presidente Obama, la cual terminó siendo publicada por la prensa norteamericana. Dicha nota captó la atención de Eileen Truax, quien decidió incorporarla en su libro “Dreamers. La lucha de una generación por el sueño americano”. La autora de este libro lo considera esta historia como el estandarte de dicha obra, “porque lo que 1.7 millones temen en EE. UU. se había vuelto una realidad para Nancy”.

Para ambas es esencialmente importante compartir estas evidencias “poner rostros, nombre e historia en lugar de cifras de millones, para convertir este asunto en una preocupación internacional”, agregó la periodista.

Asimismo se debe luchar contra el estigma del deportado, porque “una persona no es ilegal, lo son sus acciones o ciertas circunstancias”. Finalmente se exige una reforma migratoria integral, una solución para los derechos y la integridad de los migrantes.
Eileen agregó que “la reforma migratoria no es justa, no es digna y el día que fue aprobada fue celebrada por el presidente Peña Nieto, lo que prueba que el país no está apoyando a sus ciudadanos es México”.

Publicado por Colef Press

El video completo de la presentación se puede ver haciendo click AQUÍ.

Los dreamers de aquí y de allá son de CSUN

Aunque para el gobierno de EE.UU, el yo haber cruzando la frontera quedaba en el olvido, para CSUN no fue así. Leer la carta de la presidente de CSUN en apoyo a los dreamers fue el momento que me sentí más orgullosa de ser estudiante graduada de CSUN.

Recuerdo la primera vez que participé en una junta con la administración de California State University Northridge (CSUN). Fue en el primer año que ingresé al Senado del gobierno estudiantil (Associated Students), representando la “voz estudiantil” en una mesa de trabajo para mejorar las tasas de graduación. En ese entonces, Cal Sate Northridge tenía el porcentaje de graduados más bajo de las universidades estatales de California (CSU) con solo 45.8%, de acuerdo con el informe del 2002 (CSU Accountability Report). Nuestra tarea consistía en proporcionar recomendaciones y plan de acción para mejorar este métrico. El reto más grande era representar las necesidades y experiencias de más de 30 mil estudiantes. ¿Que efecto tendría en el éxito académico el que un estudiante perteneciera a una minoría étnica o de ser el primero/a en su familia en asistir a una universidad? ¿O que fuera un dreamer, un estudiante sin documentos?

En 2002, la categoría de “estudiante dreamer” no era una de las que se comenta en los altos niveles de la administración de CSUN. Uno de los problemas era que el estatus de indocumentado de un estudiante no era percibido por las instituciones de estudios superiores. No podría ser un factor a considerar cuando se revisaban las estrategias para mejorar las tasas de graduación porque nosotros no éramos visibles a causa del temor que sentíamos en ser identificados. ¿Habría manera de saber si la administración universitaria entendería nuestros retos y quisiera ser nuestra aliada? ¿Identificaría que la falta de un seguro social resultaría más desventajosa que la falta de acceso a materias básicas para un estudiante indocumentado? No lo llegué a saber porque opté por seguir en las sombras.

Con el transcurso del tiempo, fui conociendo miembros del personal de CSUN que se fueron convirtiendo en mentores. Algunos pocos llegaron a conocer mi historia como estudiante indocumentada. Su apoyo resultó ser una de las razones por las que logré terminar mis estudios en el 2004. Desafortunadamente, otros en circunstancias similares sólo llegaron a ver sus sueños truncados.

En los años posteriores a mi graduación, seguí en contacto con mis mentores que seguían laborando en la universidad. Así es como me enteraba que llegaban a interactuar con mayor frecuencia con estudiantes dreamers. No llegaré a saber con certeza si esto fue a consecuencia de un incremento de estudiantes dreamers matriculados en CSUN o si, a diferencia de sus predecesores, había más “saliendo de las sombras”. O tal vez una combinación de los dos. Lo que si fue evidente es que la presencia de los estudiantes “sin papeles” llegó a ser notable en el campus. El movimiento dreamer a nivel nacional fue creciendo y teniendo más visibilidad y estaba empezando a dejar una huella en el campus de CSUN. Se estableció CSUN Dreams To Be Heard como una organización estudiantil apoyando a los estudiantes dreamers. Pero, ¿habrá notado esta presencia de dreamers la administración de CSUN? Nueve años después de mi graduación, me llega la respuesta.

Era un martes 6 de agosto. Yo estaba pegada a mi computadora, al pendiente de lo que sucedía con los nueve soñadores, mas bien conocidos por Dream9, que estaban detenidos en el centro de detención en Eloy, Arizona. Llevaban 15 días desde que iniciaron una de las acciones de desobediencia civil más radicales que ha visto el movimiento dreamer. Las noticias eran conmovedoras. Se publicaba que en unos días serían liberados. Cada uno había logrado avanzar con su solicitude de asilo político y se esperaba su libertad. Para mí, como dreamer deportada ya radicando en Tijuana, era muy relevante esta noticia porque estos jóvenes estaban desafiando las políticas de deportación del gobierno del Presidente Obama, las que han afectado de manera irreversible a millones de familias, incluyendo la mía.

En un momento repentino, recibo un correo de uno de mis contactos en CSUN. En él, me comunican que la presidente Dianne Harrison ha seguido de cerca a los nueve soñadores y que reconoce las acciones de valentía de estos jóvenes, y en particular expresa su solidaridad con Lizbeth Mateo ya que ella fue estudiante de la universidad además de ser co-fundadora de CSUN Dreams To Be Heard. Adjunto encontré la copia electrónica de la carta que la presidente Harrison había enviado la semana anterior a legisladores estatales y federales y donde les pedía que actuaran de una manera rápida y decisiva en aprobar una reforma migratoria, en particular el DREAM Act.

Fue la primera vez que había escuchado que el nivel más alto de la administración de Cal State Northridge se expresara de manera explícita su apoyo hacia los dreamers. La carta concluye con una referencia a mi historial en la universidad y mi experiencia de deportación. Aunque para el gobierno de EE.UU., el yo haber cruzando la frontera quedaba en el olvido, para CSUN no fue así.

En la época en la cual se reconoce el incremento de estudiantes latinos en instituciones de educación superior, hay universidades como CSUN que entienden que entre sus estudiantes se encuentran los que por falta de documentos, forman parte de los “más vulnerables de [la] población estudiantil”. Y aunque la Presidente Harrison asumió su puesto de liderazgo en CSUN desde junio del 2012 y no he tenido oportunidad de conocerla, su carta refleja que ella está conciente que los dreamers hemos y seguiremos siendo parte de la comunidad universitaria. Fue el momento que me sentí más orgullosa de ser estudiante graduada de CSUN.

—————————–
Lea la historia de la deportación de Nancy Landa en El Nuevo Sol: Desde Tijuana, ex dreamer de CSUN le pide al presidente Obama una reforma migratoria justa.

Lea el blog de Nancy Landa: Mundo Citizen.

Después de cuatro años de haber sido deportada a Tijuana, México, Nancy Landa está en proceso de comenzar sus estudios de posgrado en Migración Global en Londres este otoño en University College of London (UCL). Vea más detalles y apóyela aquí.

Almost four years after being deported to Tijuana, Mexico, Nancy Landa is looking to begin her graduate studies in Global Migration in London this fall at the University College London (UCL). See more details and lend your support here.

Publicada en El Nuevo Sol